martes, septiembre 1

Corazón



Él.- Ya sabes que eres una de las mujeres de mi vida

Yo.- Claro, yo soy la inalcanzable

Él.- Adiós, corazón ( mientras me enseña el dedo del mismo nombre)



Me encantan estas batallas.




11 comentarios:

La mujer D dijo...

Voy a tener que leer muchos post de estos haciendo referencia a tus peliculitas esas...tan buenas que tanto nos gustan a la plebe?? :D

Señora M. dijo...

Mujer D, has conseguido que no entienda nada de tu comentario

¿ me lo puedes repetir?

Club dijo...

jajajajajaja
jajajajajajaja
jajajajajajaja

Claude dijo...

Voy a lanzar una hipótesis: Mujer D ha pensado (y errado al hacerlo) que Señora M. ha transcrito el diálogo de una película de culto/independiente/poco comercial/de renoimbre.

Yo Claude.

Claude dijo...

Insisto: renoimbre, con i. Es que la negrita no destaca todo lo que yo quería que destacara.

La mujer D dijo...

Sra. M, cuando yo entienda algo de lo que escribes...me entenderás a mi :P.
Es que explicar...agota :DDDDD

Club dijo...

actualizamos o que pues?????

Claude, la reportera favorita de CASA REAL dijo...

Señora M., actualice, por favor. ¿Falta de tiempo, de temas? Venga, dos líneas, tres, cuatro, cinco... Pero actualice, Señora M.

Una fiel admiradora.

Yo no soy cortesano

P.S. La frase cursiva la pongo a modo de firma, que esto lo he visto yo en Afterellen. La frase es de Jaime Peñafiel, por cierto.
P.S. Casa real se dice así, sin artículo. Así lo decimos los grandes periodistas.

Jaime Peñafiel dijo...

El príncipe Felipe siempre ha sido un muchacho caprichoso, consentido y poco amable con la prensa

Si no vuelve a actualizar, Señora M., utilizaré mi blog para escribir biografías no autorizadas de todos los miembros (y todas las miembras) de casa real.

P.S. Estoy seguro de que esto seguro que funciona mejor que las buenas palabras. Claude, gracias por tenerme presente en tus citas.

Don Jaime dijo...

Utilizaré SU blog, quería decir.

Vero, la psiquiatra lesbiana (juas) de Hospital central dijo...

Creo que alguien tiene doble personalidad.

Y ahora triple.